Son muchos los administradores de sistemas que se muestran entusiasmados con la nueva tecnología Docker. Ahora, Windows Server 2016 integrará, a partir de la Tech Review 3, un servicio para su gestión con Docker Containers. Hasta ahora era imprescindible instalar un agente Linux en Azure para gestionar contenedores, lo que restaba mucho a la experiencia Docker en Windows. Esta novedad es claramente una ventaja competitiva para Microsoft.

Docker es una tecnología que crea microservicios virtualizados. Por ejemplo: con Docker, un administrador de sistemas puede crear un proceso que contenga un servidor web Apache y nada más. Cuando acabe el proceso, Apache desaparecerá. En cambio, montar un servidor Apache en una máquina virtual es sinónimo de múltiples procesos corriendo, entre ellos los del kernel de la máquina y otros, necesarios para algo tan sencillo como poner en marcha un único servicio. El contenedor aísla solo un microservicio, haciéndolo todo más fácil.

Docker es la evolución natural y un paso más allá de la máquina virtual. El futuro no es virtualizar máquinas, sino servicios. La Wikipedia define Docker como “un proyecto de código abierto que automatiza el despliegue de aplicaciones dentro de contenedores de software, proporcionando una capa adicional de abstracción y automatización de Virtualización a nivel de sistema operativo”. El “problema”, entre comillas, de Docker es que está concebido para Linux y, hasta ahora, su integración con Windows no permitía una experiencia plena de todo lo que ofrece Docker.

Cabe aclarar que el ecosistema Docker ya estaba en servidores Windows, no es una novedad en este sentido. Herramientas como Boot2Docker, Kitematic y el Cliente Docker para Windows llevan tiempo en el mercado, integradas en la Caja de Herramientas Docker. Ahora bien, era necesario añadir una capa de virtualización para usar Docker en Windows, creando una máquina virtual Linux con el servicio de nube híbrida Azure Stack. No importaba que fuese para tareas de administración, desarrollo, ingeniería y otras, había que pasar siempre por la virtualización.

Docker Container & Windows Server 2016

A partir de Windows Server 2016 TR 3 la novedad es que ya no es necesario instalar un agente Linux para gestionar contenedores Docker, pues el nuevo Windows Server lleva su propio servicio Docker nativo. Para muchos, éste era un cabo suelto del que se esperaba con anhelo la solución, necesaria para allanar el camino a quienes querían usar el universo Docker de contenedores, herramientas y flujos de trabajo en entornos Windows en producción.

Al no ser Docker un hipervisor, ni los contenedores máquinas virtuales, no hay forma de crear plataformas que funcionen en sistemas operativos diferentes. Así, los contenedores Windows requieren un host con Docker para Windows, y los contenedores Linux requieren un host con Docker para Linux. Cabe aclarar que los contenedores Windows pueden crearse y administrarse indistintamente desde Docker o Powershell, pero los contenedores creados con PowerShell no pueden administrarse con Docker y viceversa.

En cuanto a la plataforma de nube híbrida Microsoft Azure Stack, hasta ahora la mejor manera de crear contenedores Docker en Windows Server, sigue manteniendo esta capacidad, además de otros servicios en la nube vitales para el control y mantenimiento de un centro de datos, donde la agilidad y lo híbrido sean las palabras clave para las tareas diarias de movimiento de datos, escalado, tests o lo que sea necesario.

Azure había evolucionado mucho en el aspecto Docker, ofreciendo como novedad el año pasado una forma fácil de crear contenedores usando una imagen Ubuntu con el motor Docker preinstalado. Pero la arrolladora implantación de Docker ha hecho necesaria una solución más directa, como este nuevo servicio que integra Docker en Windows Server. Descárgate nuestro contenido para ampliar información. 





DESCARGAR PDF